¿Por qué la serie Narcos es un asco?

portada-narcos

por:

Publicado: 1 año

A pesar del éxito que ha tenido, la producción de Netflix es un tanto superficial a la hora de narrar algunos hechos históricos, reduciendo el problema del narcotráfico y lo que significó Pablo Escobar para la sociedad colombiana, en una simple lucha entre policías y ladrones.

narcos

La serie Narcos ha sido un éxito de Netflix. Sin embargo, la producción que narra la vida del narcotraficante Pablo Escobar, deja bastante que desear, en especial por la liviandad con que narra algunos hechos, reduciendo el problema del narcotráfico a una simple lucha entre policías y ladrones. Aquí algunos ejemplos.

La mentira de Kiki

En una escena, Javier Peña le dice a su compañero Steve Murphy que aunque haya un precio por su cabeza, puede estar tranquilo ya que “tú estás a salvo gracias a Kiki”. Peña se refiere a Enrique “Kiki” Camarena, un agente encubierto de la DEA que, según una cuestionada versión oficial y en la que se basa la serie, fue secuestrado y torturado hasta la muerte en 1985 por un grupo de narcotraficantes mexicanos. Por la muerte de Camarena, Estados Unidos se vengó y llenó las calles de sangre.

Enrique Camarena, agente encubierto de la DEA
Enrique Camarena, agente encubierto de la DEA

Lo que la serie Narcos no cuenta, es que los que mandaron a matar a Kiki Camarena no fue un grupo de narcos mexicanos, sino que el propio gobierno de Estados Unidos.

Héctor Berrélez, ex agente de la DEA y quien dirigió la investigación de la muerte de Camarena, reconoció hace ya varios años que el homicidio del agente encubierto fue ordenado por Estados Unidos, ya que había descubierto que la CIA se quedaba con parte de las ganancias del narcotráfico para financiar a los Contras,  los grupos armados que lucharon contra los Sandinistas en Nicaragua en la década de los 80. Algo que claramente la serie Narcos no dirá.

La Viuda Negra y no La Cucaracha

En la serie señalan que la persona que le mostró a Pablo Escobar el lucrativo negocio de la cocaína y le abrió el mercado de Estados Unidos fue La Cucaracha, personaje de origen chileno que debió huir de su país luego del golpe de Estado del dictador Augusto Pinochet en 1973.

Aunque es cierto que la dictadura de Pinochet borró los incipientes carteles de la droga que se estaban formando en Chile a comienzos de los ‘70 (no hizo desaparecer el negocio, sólo se hizo como el único dueño), es falso que un chileno le haya abierto las puertas de Estados Unidos a Escobar para que comenzara a meter cocaína en las narices de Ronald Reagan.

La persona responsable de ese estratégico puente fue Griselda Blanco, la llamada Reina de la cocaína o Viuda negra (mató a todos sus maridos). Primera colombiana que comenzó a transportar cocaína a Estados Unidos. Escobar accedió a su primera narcorruta gracias a la sanguinaria Griselda. Mientras Escobar enviaba droga desde Ecuador y Colombia, la ‘Reina de la coca’ la vendía al menudeo en Miami y Nueva York.

Griselda Blanco
Griselda Blanco

Pablo Escobar: ¿militar brasileño antinarco convertido en capo de la droga?

Queda claro que el negocio de Netflix con la serie Narcos, fue hacerla para el mercado latinoamericano pero principalmente para el estadounidense. De ahí la razón de su heterogéneo casting, donde se incluyen colombianos, chilenos y donde un norteamericano es el que va contando la historia: Steve Murphy (interpretado por Robert Holbrook).

Sin embargo, lo que parece extraño y lo que se ha ganado no pocas críticas, es que el actor que interpreta a Pablo Escobar es brasileño.

Si quieres hacer una serie sobre la vida de un colombiano, lo mínimo es que el actor sea de esa nacionalidad o por lo menos que maneje el español. Algo que claramente no ocurre con Wagner Moura, actor que interpreta a Escobar. Debido a que es brasileño, al escucharlo hablar parece todo menos colombiano. Su español forzado da la impresión que fuera un  australiano intentara cantar un reggetón, lo que genera una distancia entre el personaje y el espectador. Algo que no ocurre, por ejemplo, con Andrés Parra, actor colombiano que le dio vida al capo en la serie El Patrón del mal, la serie más vista en la historia de Colombia y que trabajó con tiempo y dedicación cada personaje y cada hecho. Algo que claramente no tiene la serie Narcos.

El actor Wagner Moura
El actor Wagner Moura en Narcos y Tropa de Elite

Por último, si se quiere representar de la mejor forma a Pablo Escobar, no se te ocurra poner un actor que es mundialmente conocido por interpretar al némesis de un narco, como es el caso de Moura, quien le dio vida a Nascimento, capitán Batallón de Operaciones Policiales Especiales en la película Tropa de Elite.

No se trata de policías y ladrones

Da la impresión que los que hicieron la serie Narcos, creen que lo que simbolizó Pablo Escobar y lo que significa el narcotráfico para Colombia se reduce simplemente a policías intentando capturar a los chicos malos, como si se tratara de un capítulo de Starsky y Hutch.

Lamentablemente el narcotráfico y lo que significó Escobar es algo más que cargamentos de droga. Es un asunto que se arrastra por años en la historia de Colombia. teniendo como su época más crítica las comprendida entre 1940 y 1960, conocida como “La Violencia”, período donde el Partido Liberal y el Partido Conservador se enfrentaron a tal punto que era pan de cada día los asesinatos, agresiones, persecuciones, destrucción de la propiedad privada y terrorismo en gran parte de Colombia. “La Violencia” dejó como saldo 300.000 muertos y la migración forzosa de más de dos millones de personas, equivalente casi a una quinta parte de la población total de Colombia.

En varias partes del mundo, la lucha entre la clase campesina y terratenientes que se vivió en la segunda mitad del siglo XX, se zanjó en parte con reformas agrarias, la que distribuyó la tierra pero principalmente modernizó los procesos productivos del campo.

Sin embargo, en Colombia esa lucha derivó en la creación de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y los paramilitares. La primera, agrupación militar marxista-leninista que tenía como objetivo hacerse de las tierras a través de la vía armada. Los segundos, eran grupos armados de extrema derecha, que combatían a las FARC y que contaba con la participación de ricos hacendados, colonos, campesinos y pequeños industriales que veían en las FARC un peligro para sus intereses. Ambos grupos  terminaron metidos en el lucrativo negocio de la cocaína para financiar sus operativos.

Símbolo de las FARC
Símbolo de las FARC

Por eso, creer que el narcotráfico y Pablo Escobar sólo se reduce a un grupo de agentes encubiertos norteamericanos intentando desbaratar laboratorios de cocaína, es no entender nada de la configuración de la sociedad colombiana.

Que Escobar haya llegado al Congreso no es resultado únicamente de la hipocresía y poder de un narcotraficante. Es la conjunción de pobreza, desigualdad extrema, corrupción y violencia que mermó incluso las bases de la República y el Estado colombiano, donde un sector importante de la sociedad y hasta el propio Estado se arrodilló ante un hombre.

Con la serie Narcos, da la impresión de que Estados Unidos entiende más de lo que le muestra Hollywood que de historia.

Pero no todo es malo. La intro con el tema “Tuyo” de Amarante Rodrigo es algo que se queda dando vueltas en la cabeza. Un acierto.

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1