Los efectos que tiene la música en tu mente y que nunca te imaginaste

portada-efectomusica

por:

Publicado: 3 años

Todos sabemos que la música es algo maravilloso, que nos une como personas, nos hace felices, nos hace bailar, saltar y rodar por las colinas con alguien que amamos.

Por todo ello, recientemente diversos estudios han encontrado que además la música nos afecta de maneras muy profundas, que van desde nuestro código genético hasta la manera en que nos relacionamos con otras personas.

1. Mejorar el CI verbal.

Graduation Boy
Graduation Boy

Tocar el piano puede mejorar tu coeficiente intelectual verbal y visual. Un estudio reciente entre chicos de 8 a 11 años demostró que aquellos que contaban con clases extra curriculares de música tenían un mejor manejo del vocabulario, memoria visual y habilidades de motricidad fina. Esto demuestra que la música surca el cuerpo afectando lugares que no imaginaríamos.

2. Sentir los escalofríos.

escalofrios

Todos nosotros hemos vivido ese momento en que una canción aparece en nuestro reproductor y nos produce una emoción gigantesca que se siente en la espina dorsal. Sin embargo, aquellas personas que cuentan con una mayor desarrollo de una de las dimensiones de la personalidad llamada “apertura a la experiencia” son aquellas que son más tendientes a sentir escalofríos. La música te ayuda a probar cosas nuevas en la vida.

3. El efecto de la felicidad en la música.

Otra gran consecuencia de escuchar es sentirse un poco más feliz. Un estudio reciente demostró que aquellos que escuchaban composiciones alegres de Aaron Copland, a la vez que hacian un esfuerzo por sentirse más felices, notaban como su ánimo se elevaba a medida que la composición avanzaba. Lo cual prueba que la música es una relación de a dos, y que involucrarte con ella produce mejores resultados que ser un oyente pasivo.

4. Unir a las personas

El acto de cantar también es un acto social, que nos agrupa como seres humanos cuando lo hacemos juntos. Una investigación realizada en Finlandia demostró que aquellos alumnos que participaban en clases de música extendidas demostraron una satisfacción mucho mayor en todas las otras actividades de la escuela. Unirnos en canto sincronizado nos hace sentir más felices junto al otro.

5. El efecto en las enfermedades del corazón

La música puede reducir el stress y la fatiga que acompañaban enfermedades coronarias. Una reseña que cubría estudios que afectaban a 1500 casos demostró que escuchar activamente música reduce el nivel de latidos del corazón, la presión sanguinea y la ansiedad (Bradt & Dileo, 2009).

6. ¿Por qué la música triste nos levanta el ánimo?

En general, la mayoría de las personas emplean la música como una forma de manejar los estados de ánimo. Pararse en una esquina y sentir que podés cruzar la calle volando mientras suena una gran canción, ese tipo de cosas.

Pero, a veces, la música triste puede levantarnos el ánimo, algo que parecería contraproducente. Según un estudio, esto es así porque la música triste contiene en si misma emociones positivas y negativas al mismo tiempo. Sentimos las positivas, pero a aquellas que nos entristecen les prestamos menos atención.

Por supuesto, también existe la opción de poner tu tema triste preferido en repeat y abrazar a la almohada.

7. Ver caras sonrientes.

Así como te levanta o te tira abajo el ánimo, también puede cambiar por completo tus percepciones del mundo a tu alrededor.

Un estudio de Logeswaran y otros demostró que si escuchabas una canción feliz, pensabas que el resto de las personas tenían una expresión feliz. El sentido contrario aparecía si escuchabas una canción triste. Y si mirabas una cara neutral, el efecto era mayor.

En otras palabras, la música funciona, también, como una forma de ilusión óptica anímica.

8. El color de la música.

La sinestesia consiste en la capacidad de tomar un fenómeno sensorial como perteneciente a otro sentido del cuerpo. Por ejemplo, “ver” la música como colores. O sentir los sabores.

En el caso musical, un estudio de Palmer y otros demostró que ciudadanos de Estados Unidos y México tenían una tendencia a asociar canciones más tristes y apagadas a colores más oscuros, y colores más vívidos con composiciones más alegres y brillantes.

El contenido emocional de la música despierta asociaciones cuasi pavlovianas en sus oyentes.

9. ¿Podría tu canción favorita devolverte la vista?

El 60% de las personas que tienen un derrame cerebral ven afectadas las áreas visuales del cerebro. Esto quiere decir que pierden la capacidad de percibir los objetos en el lado opuesto de aquel que ha sido dañado.

Pero se ha descubierto que, a veces, cuando estos pacientes escuchan la música que les gusta, algunas de sus capacidades visuales se restauran. El efecto de la música podría convertirse en una poderosa y revolucionaria arma para el tratamiento de pacientes con derrames y problemas visuales.

10. ¡Los bebes nacieron para bailar!

Los bebes desde los cinco meses responden al sonido de la música de forma rítmica. Incluso parecerían encontrarla más interesante que el habla.

Un estudio reciente además demostró que los bebes tienen gustos ecuménicos, estando dispuestos a escuchar todo tipo de música, y que aquellos que mantenían mejor el ritmo sonreían más.

¡Quizás también somos organismos compuestos de radiaciones y vibraciones!

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1