Lo dicen los científicos… ¡La barriga cervecera es un mito!

portada-cervecera

por:

Publicado: 1 año

¿Tomas mucha mucha cerveza y crees que tu panza se debe a eso? Nos alegramos al decirte que no es así.

Un estudio realizado por los miembros de la Academia Española de Nutrición (AEN), y del departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid, desmiente ese mito.

Jarras de cerveza y Barney Gómez

Es que una jarra de 200 mililitros sólo aporta 84 kilocalorías, por lo que el consumo de una cerveza diaria supone un porcentaje “muy pequeño” de la ingesta calórica diaria recomendada, que son unas 2.000 calorías para las mujeres y 2.500 para los hombres.

La investigación realizada por la catedrática Rosa M. Ortega y el presidente de la AEN, Luis Serra Majem, muestra que las personas que tienen un consumo moderado y habitual de cerveza tienen una composición corporal más adecuada que los que no la toman, especialmente en el caso de los hombres. ¿Qué tal, eh?

Perros bebiendo cerveza

Ahora pongamos un poco de luz al famoso y ahora mentiroso concepto de “la barriga cervecera”.

“Los causantes de la ‘barriga cervecera’ podrían ser otros factores como los hábitos alimentarios incorrectos, un estilo de vida sedentario, el tabaquismo y diversos componentes genéticos, lo que favorecen este tipo de obesidad e influyen en la composición corporal más que la cantidad de cerveza consumida”, explica Ortega.

Rosa María Ortega
Rosa María Ortega

“Los consumidores de cerveza tienen una mayor protección antioxidante procedente del lúpulo y de la malta con la que se elabora la cerveza. Su contenido en isohumulonas podría tener un efecto antioxidante y protector frente a diferentes enfermedades. Además, actúa como regulador sobre la concentración sérica del colesterol en los individuos que la consumen de manera moderada, ya que se relaciona con un aumento de la concentración de HDL o colesterol bueno, y una disminución del LDL o colesterol malo”, sostiene la catedrática del departamento de Nutrición de la Facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid.

Echando cerveza sobre una hamburguesa

Así que ya saben, no más excusas para el ejercicio y a tomar sin tanta culpa que lo que engorda son las hamburguesas, no la malta procesada.

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1