La razón de por qué no deberías hacerte sonar los dedos ¡NUNCA!

portada-dedos

por:

Publicado: 2 años

Todos, al menos una vez en la vida, nos hemos hecho “sonar” o “tronar” los dedos. Para algunos es una forma de relajarse o incluso, una forma de poner incómodo a un compañero de trabajo por su sonido. El tema es que no lo debería hacer más y aquí te explico el porqué.

tronar-dedos
Esto es lo que sucede cuando haces tronar tus dedos según esta imagen de resonancia magnética

Nuestras articulaciones poseen un líquido (líquido sinovial) con gases (CO2-Monóxido de carbono, N2-Dinitrógeno, O2-Oxígeno diatómico) que sirve para lubricar las articulaciones y así evitar el desgaste de los huesos por su roce.

hueso

Al presionar las articulaciones, aumentamos el espacio entre los huesos y el espacio donde está el liquido sinovial, creando una presión que hace salir los gases en forma de burbujas. Es algo similar a lo que ocurre cuando destapamos una botella de gaseosa. Cuando la abrimos, la presión dentro de la botella disminuye y los gases disueltos dentro de la gaseosa salen de ella.

Una vez que los nudillos crujen, el proceso no se puede repetir hasta que pasen unos 15 minutos. Eso le da tiempo a la articulación para volver su tamaño normal y que los gases se disuelvan nuevamente en el líquido sinovial.

dedos

Ya lo sabes, hacerte sonar los dedos sólo hará que tus huesos se desgasten más rápido. NO LO HAGAS… En algunos años más lo agradecerás.

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1