Con estas dos manzanas una maestra le enseñó la horrible verdad del bullying a sus alumnos

portada-manzana

por:

Publicado: 2 años

Si te pidiese que usases algún objeto para tratar de explicar los efectos dañinos y espantosos del bullying en los niños, hay muchas chances de que un plato con frutas no fuera tu primera opción. Pero eso es exactamente lo que hizo esta maestra de Birmingham, Reino Unido.

Rosie Dutton posteó en su página de Facebook, llamada Relax Kids Tamworth, una lección sobre el bullying.

Rosie Dutton

Desde entonces tiene más de 160.000 “me gusta” y se ha vuelto viral, mientras una gran cantidad de personas compartían su increíble lección.

“Guau, no me imaginaba recibir este tipo de reacciones… Espero que podamos aprender algo de esto. Llevar este aprendizaje más allá y comenzar una conversación con nuestros hijos acerca del dolor que pueden causar las palabras”, escribió Rosie en el Facebook.

Foto de las manzanas

“Hoy en una de nuestras clases les presenté a los chicos dos manzanas (los niños no sabían esto, pero antes de la clase había tirado una de ellas repetidas veces contra el suelo, no podías darte cuenta, ya que ambas se veían perfectas).

Hablamos acerca de las manzanas y los chicos describieron como ambas manzanas se veían igual; ambas eran rojas, de un tamaño similar y se veían lo suficientemente jugosas como para comer.

Levanté la manzana que había tirado al piso y le comencé a decir a los chicos quee esta no me gustaba, que pensaba que era asquerosa, un color horrible y que el cabito era demasiado corto. Les dije que como a mí no me gustaba, a ellos tampoco debía gustarles, y que debían decirle cosas también.

Algunos niños me miraron como si estuviese loca, pero pasamos la manzana en círculos burlándonos y poniéndole nombres, ‘eres una manzana apestosa’, ‘ni siquiera sé porque estás viva’, ‘seguro tienes gusanos adentro’, etc.

Realmente destrozamos a esta pobre manzana. De hecho comencé a sentirme mal por la pobrecita.

Rosie junto a una niña

Luego sostuve ambas manzanas, y una vez más hablamos sobre las similitudes y las diferencias, no había cambio, ambas manzanas aún se veían igual.

Luego corté las manzanas. La manzana a la cual habíamos tratado bien y con bondad estaba limpia, fresca y jugosa adentro.

La manzana a la cual le habíamos dicho palabras feas estaba toda llena de moretones y toda blanda por dentro.

Creo que ese fue un momento en el que a los niños se les encendió una lampara. Realmente lo entendieron, cuando vieron adentro de la manzana, los moretones, el puré y los pedazos rotos es lo que pasa adentro de cada uno de nosotros, cuando alguien nos maltrata con sus palabras o acciones.

Cuando las personas son matratadas, especialmente los niños, se sienten horrible por dentro y a veces no lo mostramos o no les contamos a los demás cómo nos estamos sintiendo. Si no hubiésemos abierto esa manzana, nunca hubiésemos sabido cuánto dolor le causamos.

Compartí mi propia experiencia de sufrir las palabras dolorosas de otra persona que me había sucedido la semana pasada. Por fuera me veía bien, sonreía. Pero por dentro alguien había causado un montón de dolor con sus palabras y estaba golpeada.

A diferencia de una manzana, tenemos la habilidad de detener esto y que no suceda. Les podemos enseñar a los niños que no está bien decirle cosas desagradables a los otros y discutir cómo los hace sentir. Le podemos enseñar a los niños a defenderse los unos a los otros y detener cualquier forma de bullying, de la misma manera que una pequeña lo hizo hoy, cuando se negó a decirle cosas feas a una manzana.

Más y más daño y dolor sucede en el interior si nadie hace nada para detener el bullying. Creemos una generación de niños bondadosos y que se preocupan.”

Sin duda una analogía que da para pensar y reflexionar sobre cómo actuamos día a día. ¿Qué crees tú?

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1