Así es como las mujeres viven el día a día dentro del burdel más antiguo del mundo

portada-burdel

por:

Publicado: 2 años

Bangladesh es uno de los pocos países musulmanes en el mundo donde la prostitución es legal.

13

El burdel Kandapara en el distrito de Tangail es el más antiguo (200 años) y el segundo más grande del país. Estas fotos son una pequeña parte de lo que sucede al interior de esas 4 paredes.

1

Sandra Hoyn (40), fotógrafa alemana, desde el 2004 recorre Asia, África y Europa, captando historias. Esta es su última publicación.

11

El burdel fue demolido en 2014, pero se ha establecido de nuevo con la ayuda de ONG locales. Muchas de las mujeres nacieron allí, se criaron allí y no sabían a dónde ir cuando desapareció.

2

Los partidarios del burdel creen que el trabajo sexual es un trabajo decente y que a estas mujeres les gusta lo que hacen y no quieren dedicarse a otra cosa.

3

Las mujeres lucharon por sus derechos como trabajadores, y al final de 2014, la Asociación de Abogadas de Bangladesh National convencieron al el Tribunal Supremo que el desalojo de las profesionales del sexo era un acto ilegal.

14

Las trabajadores sexuales regresaron rápidamente a sus hogares.

4

Hoy en día, el “distrito burdel” del área está rodeada por un muro. En las calles estrechas, hay puestos de comida, tiendas de té y vendedores ambulantes.

10

El burdel es un lugar con sus propias reglas y jerarquías de poder que son completamente diferentes de la sociedad en general.

12

La etapa más vulnerable es cuando una trabajadora sexual joven entra en el burdel, chicas en condiciones de servidumbre que tienen entre 12 y 14 años.

5

Estas chicas vienen de familias pobres y con frecuencia son víctimas de la trata de personas. No tienen libertad o derechos.

9

Pertenecen a una señora, la que sería una proxeneta, y si tienen deudas, no se les permite salir a la calle.

15

Una vez que pagan todas sus deudas, lo que les lleva entre uno y cinco años, se convierten en trabajadoras sexuales independientes.

6

Entonces, pueden negarse a los clientes y mantener su propio dinero. Desde el momento en que una mujer ha pagado sus deudas, ella es libre de salir del burdel.

7

Pero estas mujeres son estigmatizadas socialmente fuera de sus “hogares” y por lo tanto a menudo optan por quedarse y seguir apoyando a sus familias con sus ganancias.

8

Una cruda realidad. ¿Qué piensas de esta situación de explotación de la mujer? Cuéntanos en los comentarios.

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1