8 señales de que estás en una relación amorosa destructiva

relacion-destructiva

por:

Publicado: 2 años

Al estar en una relación comprometida, hay momentos en los que se quiere renunciar a la causa. El día a día de una relación saludable es aquella que nos lleva a ser la mejor versión de nosotros mismos, que nos hace felices y que nos lleva a proyectar un futuro con la otra persona. Cuando se está enamorado, es difícil admitir que no todo el color de rosas. Esto nos puede llevar a seguir adelante con relaciones de las que deberíamos haber huido desde el primer día. Pero, ¿cómo distinguir los problemas normales, por los que pasa toda pareja, de aquellos que nos deberían alertar de que algo no anda bien? Si bien, cada relación es distinta y cada uno tiene que estar alerta a las señales, aquí te dejamos una lista sobre algunas conductas que deberían llevarte a cuestionar si las cosas van bien encaminadas.

1. Tus personas más cercanas se muestran preocupadas sobre tu relación

Si hay algo en lo que la opinión de otros debería hacerte ruido, es cuando desde tu madre hasta la tía de tu mejor amigo manifiestan su preocupación por la relación en la que estás. Es cierto que nadie más que ustedes dos saben cómo van las cosas, pero a veces la perspectiva puede echarse en falta cuando se miran las cosas tan de cerca. Si tantas personas se acercan a hablar contigo, generalmente es porque ellos están viendo algo que tú deberías prestarle atención.

2. No sientes que tú y tu pareja están en una situación de igualdad

¿Toma tu pareja TODAS las decisiones de donde irán o con quién? ¿Lo haces tú? El desequilibrio de poder nunca es una buena señal para el futuro de una relación. Si no se comprometen los dos y transan, de manera que ambos queden satisfechos, quiere decir que algo va mal y con promesa de empeorar a medida que va pasando el tiempo. Si tu pareja no que trata como un igual, es momento de reconsiderar la situación.

3. No hay confianza entre ambos o unilateralmente

pareja-rota

Si bien es cierto que unos celos locos nos pueden demostrar lo mucho que nos quiere la otra persona, hay que ser cuidadoso con que no se salgan de las manos. Si no puedes mirar el celular sin una mirada de reproche, es momento de preguntarse si la otra persona confía en ti. Si no le has dado motivo para desconfiar, el problema es de tu pareja, no tuyo. La situación es aún peor si no hay confianza parte de ninguno de los dos, si es así, llegó el momento de cuestionarse hacía donde van.

Tip extra: Todos tenemos un pasado, y si tu pareja no puede lidiar con ese hecho, es momento de que pase a formar parte de el.

4. Tu pareja quiere que cambies aspectos centrales de tu persona

Si tu pareja no te quiere tal cual eres… ¡Corre lo más rápido que puedas! Esta es una de las señales clave de que algo no anda bien. Tu novio/a te debería querer con todas tus características, tanto buenas como malas. Pero, si no es así y está permanentemente tratando de cambiarte, quiere decir que simplemente no son el uno para el otro.

5. No compartes con tus personas de confianza nada de lo que te dice tu pareja

Si no sientes que le puedes contar a tu familia y amigos las cosas que tu pareja hace o dice, puede ser una señal de que no estás en una relación sana. No estamos diciendo que tengas que reportar cada una de las cosas que pasa entre ustedes, pero si sientes que el compartir cualquier pequeño detalle podría llevar a que los otros los te juzguen, puede ser señal de que aunque no lo estés aceptando, sabes que algo no anda bien.

6. Siempre eres el único que está preocupado de DAR

El estar en una relación es una calle de dos sentidos. Debería haber un flujo de dar y recibir sano y constante entre ambos. Sin embargo, si te das cuenta de que eres sólo tú el que se esfuerza por hacer feliz al otro, y es extraño que recibas algo a cambio, quiere decir que la relación no está funcionando como debería. La dinámica no es una de padre-hijo, sino de iguales que deberían invertir igual cantidad de tiempo y esfuerzo en que todo funcione. Si no es así, ya sabes lo que debes hacer.

7. Tus planes a largo plazo y los de tu pareja son incompatibles

corazon-manos

Si al momento de hablar de temas de dinero, sus proyectos de familia u objetivos futuros se dan cuenta de que no son compatibles entre ellos, es el momento de considerar si la relación tiene verdaderamente un futuro. No hay que tener un plan exactamente igual al de la otra persona, pero tienen que ser planes compatibles para que cada uno pueda seguir en la relación sin tener que sacrificar sus sueños o ambiciones personales.

8. Tu pareja presenta comportamientos destructivos como adicciones o abuso

Si bien esto es más evidente, nunca esta demás dejar en claro que el que tu pareja te haga daño (ya sea psicológico o físico) cuando está bajo el efecto de alguna sustancia, NO ESTÁ BIEN. El amor no justifica aceptar que la otra persona se haga daño y te hiera a ti en su paso. Si has intentado hablar del tema con amor, y tu pareja no se hace responsable por sus comportamientos destructivos (como adicciones a alcohol, drogas, o bien tiene una tendencia al abuso mental, verbal o físico), no es tu deber cuidarlo/a. No eres su psiquiatra. Probablemente lo mejor sea alejarse, por lo menos hasta que busque la ayuda que necesita. Y si esto no pasa, es hora de dejarlo/a ir.

Si te encuentras en una o más de esas situaciones, considera hacer como Dorothy y sigue con tu propio camino amarillo.

COMENTA:

Suscríbete

a nuestro newsletter y recibe lo mejor de Ayayay en tu correo.

Top 5 Ayayay

Modal 1